Otra más de Leo Masliah.
Últimamente es raro que a lo largo del día, si uno circula por la ciudad, en algún momento no se cruce, casi siempre en una esquina, con algún accidente de tránsito, donde por lo general está implicada una moto. Entre que la ciudad está quedando chica para la cantidad de vehículos que la circulan y que los conductores son cada vez más intrépidos, imbéciles e incapaces a la hora de conducir, es muy fácil que el choque sea inevitable. Cuando el choque es contra una moto, el que lleva la peor parte es lógicamente el conductor del birodado. No todos llevan casco, y muchos de ellos, si lo llevan, lo usan extrañamente en su brazo, con lo que se aseguran que en el momento del choque, además de partirse la cabeza contra el pavimento, su bazo se parte en tres partes.
Yo creo que, ya que no todos tienen la posibilidad de contar con un vehículo con más seguridad, sería bueno que usaran los implementos con los que cuentan: un casco, luces, prudencia (no todos cuentan con ella), inteligencia (es mucho más escasa), en fín, materia gris, que es más efectiva antes del accidente, cuando aún se encuentra dentro de su recipiente original y natural.
Sálvese quien pueda!

Versión: Leo Masliah

Versión: Single (España) - Disco: Rea (2006)

Versión: La Otra (Uruguay)

Letra:

De lo que podía comprarme lo mejor que vi fue la moto 
Es como si fuera un piloto y las calles son solo nubes 
Salgo de bailar en los clubes me llevo una pinta prendida 
Con la moto vivo la vida 

Fue mucho mejor que comprarme un radiograbador estéreo 
Yo prefiero, te digo en serio antes que soñar con sonidos 
Ordenados por algún vivo y volcar cualquier ocurrencia 
Conseguir mi propia experiencia con la moto vivo la mía 
Y no la de los del Suquía 

Eran muchas cuotas pero, mes a mes 
Yo me las arreglaba; iba por las calles y decía para mí 
Me compré la moto, me compré la moto y la pago de a poco 

Cuánto tiempo anduve mirando vidrieras 
Y motos ajenas; caminando como un bobo sin velocidad 
Hasta que un buen día; me compré la moto y arrasé con todo 

Me compré por fin una moto como la que yo siempre quise 
Y si no querés que te pise no te me cruces por la lleca 
Te vas a ganar una beca para ir a estudiar teología allá con la Virgen María 

No quisiera ser tu verdugo pero yo a la calle la arrugo 
Por eso te doy un consejo para conservar tu pellejo 
No salgas a la calle, viejo solo si es un caso de urgencia 
Y si fuera así, por prudencia tené bien a mano, a la vista 
Tu carné de la mutualista 

Eran muchas cuotas pero, mes a mes 
Yo me las arreglaba iba por las calles y decía para mí 
Me compré la moto, me compré la moto y la pago de a poco 

Cuánto tiempo anduve mirando vidrieras 
Y motos ajenas caminando como un bobo sin velocidad 
Hasta que un buen día me compré la moto y arrasé con todo 

Mientras no me echaran antes del trabajo la hubiera pagado 
Hoy, no sé quién fue que se quedó con ella 
Una moto nueva y en el accidente no le pasó nada 

Dígame San Pedro, a usted qué le cuesta dejarme traerla 
Si en el paraíso no se mata nadie 

No soportaría una eternidad sin montar en mi moto