Casamiento de negros

Autora: Violeta Parra (Chile)

Versión: Violeta Parra


Versión: León Gieco, Milton Nascimento y Mercedes Sosa (en vivo año 1984)

Versión: Liliana Herrero (Argentina)

Versión: León Gieco (Argentina)



Letra:

Se ha formado un casamiento 
todo cubierto de negro, 
negros novios y padrinos 
negros cuñados y suegros, 
y el cura que los casó 
era de los mismos negros. 

Cuando empezaron la fiesta 
pusieron un mantel negro 
luego llegaron al postre 
se sirvieron higos secos 
y se fueron a acostar 
debajo de un cielo negro. 

Y allí están las dos cabezas 
de la negra con el negro, 
amanecieron con frío 
tuvieron que prender fuego, 
carbón trajo la negrita 
carbón que también es negro. 

Algo le duele a la negra 
vino el médico del pueblo 
recetó emplasto de barro 
pero del barro más negro 
que le dieron a la negra 
zumo de maqui de cerro. 

Ya se murió la negrita 
que pena p´al pobre negro, 
la echó dentro de un cajón 
cajón pintado de negro, 
no prendieron ni una vela 
ay, qué velorio más negro.

Oración del remanso

Hermoso tema de Jorge Fandermole con ritmo de Chamamé, que describe la vida del pescador de río. En este caso, del habitante de Remanso Valerio, a orillas del Paraná, en la Provincia de Santa Fé.

Versión: Jorge Fandermole (Argentina)




Versión: Liliana Herrero (Argentina)




Versión: Jairo (Argentina)




Versión: Adrián Abonizio - Sergio Sainz (Argentina)


Versión: Gustavo Ecclesia (Argentina)





Versión: Belén Ilé y Juan Quintero (Argentina)



Versión: Teresa Parodi (Argentina)

Letra:

Soy de la orilla brava del agua turbia y la correntada 
que baja hermosa por su barrosa profundidad; 
soy un paisano serio, soy gente del remanso Valerio 
que es donde el cielo remonta el vuelo en el Paraná. 

Tengo el color del río y su misma voz en mi canto sigo, 
el agua mansa y su suave danza en el corazón; 
pero a veces oscura va turbulenta en la ciega hondura 
y se hace brillo en este cuchillo de pescador. 

Cristo de las redes, no nos abandones 
y en los espineles déjanos tus dones. 

No pienses que nos perdiste, es que la pobreza nos pone tristes, 
la sangre tensa y uno no piensa más que en morir; 
agua del río viejo llevate pronto este canto lejos 
que está aclarando y vamos pescando para vivir. 

Llevo mi sombra alerta sobre la escama del agua abierta 
y en el reposo vertiginoso del espinel 
sueño que alzo la proa y subo a la luna en la canoa 
y allí descanso hecha un remanso mi propia piel. 

Calma de mis dolores, ay, Cristo de los pescadores, 
dile a mi amada que está apenada esperándome 
que ando pensando en ella mientras voy vadeando las estrellas, 
que el río está bravo y estoy cansado para volver. 

Cristo de las redes, no nos abandones 
y en los espineles déjanos tus dones.

Tema del hombre solo

Autor: Jaime Roos (Uruguay)

Versión: Jaime Roos - Disco: Fuera de ambiente (2006)


Versión: Liliana Herrero - Disco: Este tiempo (2011)

Letra:

Recién vi a un extraño con un rostro familiar 
ahora entiendo al resto cuando me mira mal 
el del espejo soy yo 
extraño animal 

Alguien dijo que nacemos y que morimos solos 
yo que nací varias veces, suscribo todo 
el hombre solo 
sólo sueña con extraños 
no cumple años 
el primer combatiente de la primera trinchera 
el que soñó ser eterno, el que ahora quisiera 
quisiera qué 
ahora qué 
sólo quisiera 

Un poco más 
para seguirla un poco más 
para vivirla un poco más 
habilitame un poco más 
para sacarme 
para sacarme de ambiente 

Basta de pasado, de futuro y de presente 
futuro es muerte, pasado gente 
y el presente ¿qué? 
el presente es nada más (nada más) 

De las tres rosas rojas queda una chamuscada 
ya que han muerto las otras no sirve de nada 
el de las flores soy yo 
el sentimental 
ruleta rusa andante 
gatillando el celular 
como un disco rayado, 
como un árbol moribundo 
tema del hombre solo, 
cargando el mundo 
a cambio de qué 
a cambio de qué quisiera 

Un poco más 
sin recordar, un poco más 
sin castigarme, sin culpar 
no quiero avergonzarme más 
sólo quisiera un poco más 
habilitame un poco más 
para sacarme 

para sacarme de ambiente

Pequeño vals Vienés

Autor: Federico García Lorca (España)

El pasado 19 de Agosto, se conmemoraron años del asesinato del poeta español Federico García Lorca (1898 - 1936). Murió fusilado tras el golpe de estado que dio origen a la Guerra Civil Española.
La conexión entre Lorca y Leonard Cohen arrancó en 1949 cuando un Cohen quinceañero entró en una librería de segunda mano de Montreal, agarró un libro, lo abrió, leyó uno de sus poemas. La publicación era "Diván del Tamarit"; el poema, "Gacela del mercado matutino".
Cuando en 2011 el canadiense fue a Oviedo para recoger el Premio Príncipe de Asturias, dijo en rueda de prensa que Lorca fue el poeta que "más influyó en mi juventud. Fue el primer poeta que me invitó a vivir en su mundo". El mundo del granadino pasó a ser, en parte, también el mundo del canadiense. Tanto, que a su primera hija le puso por nombre "Lorca".
En 1986, Cohen participó en el disco "Poetas en Nueva York", en el que artistas como Lluís Llach, Paco y Pepe de Lucía, George Moustaki o Angelo Branduardi musicalizaban, a modo de homenaje, poemas de Lorca. En este trabajo escuchamos por primera vez "Take this waltz", adaptación del "Pequeño vals vienés" -perteneciente al poemario "Poeta en Nueva York". El autor de "Suzanne" o "The future" declaró que adaptar el poema a la canción le costó 150 hojas de folio e, incluso, una depresión.
El videoclip fue rodado expresamente para el proyecto Poetas en Nueva York en Granada. Cohen aprovechó la ocasión y visitó en Fuente Vaqueros la casa de su ídolo.
En 1988, Leonard Cohen publicó uno de sus mejores discos, "I’m your man", incluyendo "Take this waltz". Cohen no alteró demasiado el poema original, aunque sí introdujo un par de modificaciones.
Aparte de la versión de Cohen comparto una de Enrique Morente y otra de Silvia Pérez Cruz.

Que las disfruten!

Versión: Leonard Cohen (Canadá) - Take this waltz



Versión: Enrique Morente & Lagartija Nick (España)



Versión: Sílvia Pérez Cruz y Raúl Fernández (España)



Poema original de Federico García Lorca:

En Viena hay diez muchachas, 
un hombro donde solloza la muerte 
y un bosque de palomas disecadas. 
Hay un fragmento de la mañana 
en el museo de la escarcha. 
Hay un salón con mil ventanas. 
¡Ay, ay, ay, ay! 
Toma este vals con la boca cerrada. 

Este vals, este vals, este vals, 
de sí, de muerte y de coñac 
que moja su cola en el mar. 

Te quiero, te quiero, te quiero, 
con la butaca y el libro muerto, 
por el melancólico pasillo, 
en el oscuro desván del lirio, 
en nuestra cama de la luna 
y en la danza que sueña la tortuga. 
¡Ay, ay, ay, ay! 
Toma este vals de quebrada cintura. 

En Viena hay cuatro espejos 
donde juegan tu boca y los ecos. 
Hay una muerte para piano 
que pinta de azul a los muchachos. 
Hay mendigos por los tejados. 
Hay frescas guirnaldas de llanto. 
¡Ay, ay, ay, ay! 
Toma este vals que se muere en mis brazos. 

Porque te quiero, te quiero, amor mío, 
en el desván donde juegan los niños, 
soñando viejas luces de Hungría 
por los rumores de la tarde tibia, 
viendo ovejas y lirios de nieve 
por el silencio oscuro de tu frente. 
¡Ay, ay, ay, ay! 
Toma este vals del “Te quiero siempre”. 

En Viena bailaré contigo 
con un disfraz que tenga 
cabeza de río. 
¡Mira qué orilla tengo de jacintos! 
Dejaré mi boca entre tus piernas, 
mi alma en fotografías y azucenas, 
y en las ondas oscuras de tu andar 
quiero, amor mío, amor mío, dejar, 
violín y sepulcro, las cintas del vals.

La adaptación (traducida) de Cohen:

Ahora en Viena hay diez preciosas mujeres.
Hay un hombro sobre el que la muerte llora.
Hay un hall de entrada con novecientas ventanas.
Hay un árbol, al que las palomas van a morir.
Hay un trozo que fue separado de la mańana.
Y está colgado en la Galería del Hielo.
Ay, Ay, Ay, Ay
Toma este vals, toma este vals.
Toma este vals con la mordaza de sus mandíbulas.

Oh te quiero, te quiero, te quiero.
En una silla con una revista muerta.
En una cueva, con el trozo de un lirio.
En algunos pasillos donde el amor
nunca ha estado.
En una cama donde la Luna ha sudado.
En un sollozo lleno de pisadas y arena.
Ay, Ay, Ay, Ay
Toma este vals, toma este vals.
Toma su cintura rota en tu mano.

Este vals, este vals, este vals, este vals.
Con su aliento a brandy y a muerte.
Arrastrando su sobra hacia el mar.

Hay una sala de conciertos en Viena
donde tu boca fue mil veces comentada.
Hay un bar donde los chicos han dejado de hablar,
condenados a muerte por el blues.
Ah, pero ¿quién se sube a tu imagen
con una guirnalda de lágrimas recién cortadas?
Ay, Ay, Ay, Ay
Toma este vals, toma este vals.
Toma este vals que ha estado muriendo durante años.

Hay un ático donde los niños están jugando.
¿Dónde tendré que acostarme contigo?
En un sueño de linternas húngaras
entre la niebla de una dulce tarde.
Y veré lo que has encadenado a tu desdicha
Todas tus ovejas y tus lirios de nieve.
Ay, Ay, Ay, Ay
Toma este vals, toma este vals.
Con su “yo nunca te olvidaré, ya sabes”.

Este vals, este vals, este vals, este vals…

Y bailaré contigo en Viena
Llevaré un disfraz de río.
El jacinto silvestre en mi hombro.
Mi boca en el rocío de tus muslos.
Y enterraré mi alma en un libro de recuerdos,
con las fotografías allí y el moho.
Y me rendiré ante la inundación de tu belleza.
Mi violín barato y mi cruz.
Y tú me llevarás hacia abajo con tu baile,
a las piscinas que levantas en tu muñeca.
Oh mi amor, oh mi amor.
Toma este vals, toma este vals.

Es tuyo ahora. Es todo lo que hay.

Uno, dos, ultraviolento

"Uno, dos, ultraviolento" es un sencillo de la banda argentina de punk Los Violadores. Está incluido en el álbum Y ahora qué pasa, eh? del año 1985.
La canción está inspirada en el libro de Anthony Burgess La Naranja Mecánica de 1962. Es su primer gran éxito y el primer éxito del punk en Latinoamérica. La canción cuenta con palabras Nadsat extraídas de dicha obra.
La canción comienza con un riff sobre la base de la novena sinfonía de Beethoven; ya que la letra está inspirada en el film en donde el personaje principal es un violador, ultraviolento y admirador del compositor alemán.

Die Toten Hosen es una banda de punk rock alemana. Formada en Düsseldorf y en actividad desde 1982.
En abril de 2009, los Toten Hosen publicaron un disco para el mercado argentino bajo el título de "La hermandad – En el principio fue el ruido", que incluía la mayor parte de los temas de In aller Stille y Zurück zum Glück, más tres nuevos. Uno de ellos se trata de una versión de "Uno, dos, ultraviolento", de la banda argentina "Los Violadores".
Que los disfruten!

Versión: Los Violadores (Argentina)


Video 30 años de punk:



Versión: Die Toten Hosen (Alemania)

Video en vivo en Argentina:



Letra:

Uno, dos ultraviolento.
Uno, dos ultraviolento.
Uno, dos ultraviolento.
Uno, dos ultraviolento.

Varias débochcas caminan por ahí
mueven sus scharros con frenesí
los málchicos de cuero nos queremos divertir
con mis drugos al ataque vamos a ir.

Y ahora qué pasa, eh?
Y ahora qué pasa, eh?
Y ahora qué pasa, pasa:
Uno, dos ultraviolento.

Sin militsos en la esquina es más fácil para mí
el drencrom en la golová me hace decidir
la de grudos más bolches la quiero para mí
crobo rojo entre sus lapas les haremos salir.

Y ahora qué pasa, eh?
Nos quieren transformar, no lo lograrán
no lo lograrán. No, no lo lograrán. 

No, no.


Girl

"Girl" es una canción del la banda inglesa The Beatles escrita por John Lennon y acreditada a Lennon/McCartney. Fue lanzada en 1965 en el álbum Rubber Soul.
Hoy las versiones van en varios idiomas, para todos los gustos.
Que las disfruten!

Versión: The Beatles (Inglaterra)


Versión: Dalida (en italiano)

Versión: Johnny Hallyday (en francés)



Versión: Jim Sturgess (de la película Across the Universe)



Letra:

Is there anybody gone to listen to my story 
All about the girl who came to stay? 
She's the kind of girl you want so much 
It makes you sorry; 
Still, you don't regret a single day. 
Ah girl! Girl! 

She's the kind of girl who puts you down 
When friends are there, you feel a fool. 
Didididi.. 
When you say she's looking good 
She acts as if it's understood. 
She's cool, cool, cool, cool, 
Girl! Girl! [Was she] 

When I think of all the times I've tried to leave her 
She will turn to me and start to cry; 
And she promises the earth to me 
And I believe her. 
After all this times I don't know why. 
Ah, girl! Girl! 

She's the kind of girl who puts you down when friends are there, 
You feel a fool. 
When you say she's looking good, she acts as if it's understood. 
She's cool, cool, cool, cool, Girl! Girl! 

Was she told when she was young the pain 
Would lead to pleasure? 
Did she understand it when they said 
That a man must break his back to earn 
His day of leisure? 
Will she still believe it when he's dead? 

Ah girl! Girl! Girl!

Cerca del mar

En esta época del año en que uno ya no sabe con que abrigarse, mirás para afuera y pensás: cuanto falta para que llegue el calorcito? los días soleados, andar livianito de ropa, para poder salir y disfrutar un poco más de la naturaleza y que mejor si es "cerca del mar", como dice esta vieja canción de Drexler, de sus primeros discos, que nos pinta todo un paisaje, seguramente inspirado en Cabo Polonio en el departamento de Rocha. En la versión es acompañado por el también músico/médico Gabriel Peluffo volcalista de Buitres. El video es de un antiguo programa de TV Ciudad (Montevideo) conducido por el escritor Mauricio Rosencof.
Que disfruten!

Versión: Jorge Drexler (Uruguay) - Disco: Radar (1994)



Versión: Jorge Drexler y Gabriel Peluffo



Letra:

Una bolsa de leche encallada en la arena, 
un murmullo azul como un cascabel, 
un viento salado que se mete en las venas, 
una algarabía estira, estira la piel. 

(Desde el sol caía un velo blanco, luz del mediodía). 

Cerca del mar. 

Toda piel se vuelve presa del yodo, 
toda bisagra se vuelve a herrumbrar, 
todo el mundo dice pasar de todo, 
y todo el mundo vuelve, vuelve a probar. 

(Una casa blanca se va hundiendo sola entre las dunas). 

Cerca del mar, cerca del mar. 

Una vez se fueron hasta la playa, 
una noche antes de Carnaval, 
una vez se pasaron de la raya, 
todo el año para rememorar. 

(El viento llevaba una guitarra lejos en la noche). 

Cerca del mar, cerca del mar, 
cerca del mar, cerca del mar. 

Una sombra crece en el horizonte, 
una carpavuela en el temporal, 
los bañistas como pueden se esconden, 
cargan con lo que pudieron salvar. 

(Ese mar no es agua y sal, es sangre verde y desbocada). 

Un rastafari del barrio de Pocitos, 
flota en el sopor de la grappamiel, 
prueba la madera de un entrepiso, 
haciendo el amor en puntas de pie. 

(Todo brillo es oro bajo el lente leve del verano). 

Cerca del mar, cerca del mar, 

cerca del mar, cerca del mar.