Letra y música: Joan Manuel Serrat (España)

Canción en catalán de Joan Manuel Serrat, interpretado por esta chiquilina que ya pasó por el blog recientemente y seguirá apareciendo seguramente.
Para los que no dominan el catalán dejo también la traducción de la letra en español.
Que las disfruten!

Versión: Joan Manuel Serrat - Disco: Per al meu amic (1973)


Versión: Sílvia Perez Cruz - Disco: Immigrasons (2006)

Video: Silvia Perez Cruz y Refree


Letra:

Pensa en mi, menuda, pensa en mi
quan les bruixes t’esgarrapin de matí.
No et faré més tebi el fred
ni més dolç el cafè amb llet
però pensa en mi,
menuda,
pensa en mi.

Pensa en mi quan no t’arribi el sou
o quan t’arrambin en el metro a quarts de nou.

I porta’m
brodat a la teva brusa
o pintat en el teu somriure vermell.
Gronxa’m
de les teves arracades.
Volta’m amb els teus anells
i deixa’m venir amb tu, deixa’m venir.
Deixa’m anar on vas, deixa-m’hi anar,
menuda, entre goig i pena
abraçat contra el poema
que llegeixes d’amagat.

Badallarà mandrosa la ciutat
quan marquis l’hora i obris les finestres del despatx
i t’espolsis els ocells
que fan niu dels teus cabells;
et diu al cor
que l’ocell engabiat, mor.

Ells em duen a les plomes somnis i batecs
quan colpegen els meus vidres els seus becs.

I em conten
la història blanca i menuda
que entre quatre parets es marceix.
Piulen
que es mor la primavera
quan no pot anar a passeig.
Deixa’m venir amb tu, deixa’m venir.
Deixa’m anar on vas, deixa-m’hi anar,
menuda, i encén la cara.
Pensa que tenim encara
el camí dels teus ocells
per a volar-lo tu i jo amb ells.

Letra en español:

Piensa en mí, pequeña, piensa en mí
cuando las brujas te arañen por la mañana.
No te haré más tibio el frío
pero piensa en mí,
pequeña,
piensa en mí.

Piensa en mí cuando no te llegue el sueldo
o cuando te empujen en el metro a las ocho.

Y llévame
bordado en tu blusa
o pintado en tu sonrisa rojo.
Colúmpiame
en tus pendientes.
Envuélveme con tus anillos
y déjame ir contigo, déjame ir.
Déjame ir donde vas, deja allí ir,
pequeña, entre alegría y pena
abrazado contra el poema
que lees a escondidas.

Bostezará perezosa la ciudad
cuando marques la hora y abras las ventanas del despacho
y te sacudas los pájaros
que hacen nido de tu pelo;
te dice el corazón
que el pájaro enjaulado, muere.

Ellos me traen en sus plumas sueños y latidos
cuando golpean mis cristales sus picos.

Y me cuentan
la historia blanca y pequeña
que entre cuatro paredes se marchita.
Pian
que muere la primavera
cuando no puede ir a paseo.
Déjame ir contigo, déjame ir.
Déjame ir donde vas, deja allí ir,
pequeña, y enciende la cara.
Piensa que tenemos todavía
el camino de tus pájaros
para volar tú y yo con ellos.