Letra y música: Eduardo Mateo (Uruguay)

Wiki:
El 27 de junio de 1973, el entonces presidente uruguayo Juan María Bordaberry, con el apoyo de las Fuerzas Armadas, disolvió las Cámaras de Senadores y Representantes y creó un Consejo de Estado con funciones legislativas y de control administrativo; iniciándose formalmente de esta manera una feroz dictadura cívico-militar que duraría doce años. En todo este proceso —tanto durante la conmoción sociopolítica previa como luego de la disolución formal de las Cámaras— Eduardo Mateo mantuvo una actitud de resistencia pasiva e introspección, si bien en ocasiones sufriría personalmente algunos de los «excesos» del gobierno de facto. La fecha del Golpe de Estado se produjo en un momento en que el músico empezaba a interesarse profundamente por la filosofía hindú y la figura del Maharaji. En palabras de De Alencar Pinto, «su comportamiento ante la acuciante situación nacional (y cualquier otra situación que se le planteó en la vida) está identificada con el akarma hinduísta o con el wu-wei taoísta (la no-acción, o la acción desvinculada del deseo por sus frutos)».
Mateo tomó contacto con las ideas de Guru Maharaji (Prem Rawat), a través de una «iniciadora» hindú con título de Mahatma llamada Suleshkna Bai. Durante esa época, Mateo compuso "Canción para renacer" —que luego incluyó en el disco Mateo y Trasante—, se rapó la cabeza, abandonó por un tiempo el consumo de alcohol y drogas, y se recluyó un tiempo en su casa con objeto de practicar la meditación. Parecía haber encontrado la tranquilidad que necesitaba desde fines de los 60.
Con el inicio de la dictadura, Mateo perdió a varios de sus colegas, ex compañeros y compañeros potenciales, que se fueron del país: Diane Denoir se exilió en Venezuela durante 1974, ante amenaza de secuestro; Horacio Buscaglia vivió durante todo ese año en Buenos Aires; Vera Sienra se mudó a dicha ciudad en 1973 y vivió allí hasta 1980; Rubén Rada se fue a Europa en diciembre de 1975, luego a Estados Unidos y finalmente se radicó en Argentina; Carlos "Pájaro" Canzani se fue del país ese mismo año; Luis Sosa lo hizo en 1978; Jaime Roos se fue a Europa el mismo año que Rada; Urbano Moraes se mudó a Argentina durante 1974, y más tarde a España, en 1976, donde viviría y se desempeñaría como músico hasta 1982. El teatro El Galpón fue clausurado durante 1976 y sus integrantes se exiliaron en México hasta 1984.
En el libro "El martillo que golpea" de Guilherme De Alencar Pinto, Urbano Moraes cuenta:
"Cuando yo me fui pa' España, recuerdo que lo fui a saludar en un ensayo con Trasante. Y el loco tenía una soledad de la puta que lo parió, ¿viste? Se despidió de mí llorando. El loco me decía: «No me dejes solo, Negro, no me dejes solo, loco, te vas, la puta que lo parió», no sé qué. Si bien había mil gentes fanáticos de Mateo y que lo habían seguido pila, con esa onda de golpe así con la gente el loco se entró a quedar solo."

Versión: Eduardo Mateo


Versión: Susana Bosch (Uruguay)

Versión: Gustavo Ripa (Uruguay)

Versión: El Club de Tobi (Uruguay)

Versión: Fredy Kerber (Uruguay) - Disco: Transando Espejos

Versión: Fabiana Cantilo (Argentina)

Versión: Fabiana Cantilo - Urbano Moraes (4to Encuentro de Arte en Loberías 2011, Cabo Polonio, Rocha, Uruguay)


Versión: Gonzalo Gravina (Uruguay)

Letra:

Cuando el verde del musgo vuelva
a cubrir la pared en sombras
he de ir con el fresco tenue,
que ya he esperado, que he de traerte.

Cuando pisen mis pies descalzos
donde el sol se quedó caliente,
he de andar con el paso nuevo
que se hace rumbo buscando el verso.

Cuando bese de nuevo el viento
a los pastos que están creciendo,
he de ir a cruzar los campos
y en pos del tiempo que me ha llevado.

Cuando vuelva a la sangre aquello,
y de pronto quede despierto,
ha de ser como flor del mundo
que trae vidas desde la muerte.