Con el mismo nombre, pero dos canciones distintas. Una, que la interpreta Carlos Gardel con letra de Fernán Silva Valdéz y música de Andrés Chinarro (1931) . Y la otra de Luis Eduardo Aute.
Quizás no son tan diferentes.

"Era lindaza la china
y era bonito mi pago,
y era linda aquella vida,
vivida allí entre sus brazos;
pero las hembras, amigo,
tienen en el cuerpo el diablo,
y el diablo se vino un día,
montando un caballo zaino,
y mi china, compañero,
juyó de mi pobre rancho."
F.S.V.


"Qué duro quererte así,
contigo pero sin ti,
amando tu cuerpo pero tú a años luz de mí."
L.E.A.


Versión: Carlos Gardel (Uruguay)


Versión: Luis Eduardo Aute (España) - Disco: Querencias (2001)


Letra de Fernán Silva Valdez:

Era lindaza la china
y era bonito mi pago,
y era linda aquella vida,
vivida allí entre sus brazos;
pero las hembras, amigo,
tienen en el cuerpo el diablo,
y el diablo se vino un día,
montando un caballo zaino,
y mi china, compañero,
juyó de mi pobre rancho.

Yo les confié el perseguirlos
a las patas de mi zaino,
y en abras de aquella sierra,
les di alcance a los malvados.
Cuchillo contra cuchillo,
ahí nomás nos atacamos;
nos herimos varias veces,
pero estuve mal del brazo;
se me fue la vista en sangre,
y allí quedé entre los pastos.

Y aura le digo, aparcero,
que me tira la querencia;
mas no quiero, he d'ir al pago,
porque ya me da vergüenza.
Ando juido como un perro,
relamiéndome las pellas;
estuve mal pa'l cuchillo
y perdí aquella pelea,
pero usted no sabe amigo,
lo que tira la querencia.



Letra Luis Eduardo Aute:

Qué duro quererte así,
contigo pero sin ti,
amando tu cuerpo pero tú a años luz de mí.
No quiero saber Por qué,
para qué arriesgarme a que me respondas:
"no lo sé"...
Prefiero sospecharle en otros brazos
y partirme en mil pedazos
a seguir muerto de pie.

Cómo romper
con tu indiferencia,
cómo vencer
esta mala querencia por ti,
carencia de ti...
querencia por ti...

Te miro pero no estás,
ni veo un puñal detrás,
dispuesto a asestarme el golpe de un "nunca jamás"
Tu tibio dejarte hacer
no es más que una forma lenta
de desaparecer...
una manera de emprender la huida
a través de este suicida
simulacro de placer.

Si te adivinara un "no",
sería que algo pasó
cualquier tontería, incluso un crimen, qué sé yo...
Y así sería capaz
de poner fin a la guerra infinita
de esta paz...
Qué duro ver el rostro de la muerte
cada vez que intento verte
más allá de tu antifaz.