Letra y música: Teresa Parodi (Argentina)

Versión: Teresa Parodi (en vivo en Sala Zitarrosa 3/12/2000)



Versión: Alfredo Zitarrosa (Uruguay)



Versión: Teresa Parodi y Alfredo Zitarrosa

Este tema cantado a dúo no aparece en la discografía editada de Alfredo Zitarrosa. Zitarrosa grabó como solista "María Pilar" en 1987 (el canto popular junto al pit-cnt). "María Pilar" fue grabado por Teresa Parodi en 1984 en el álbum "El purajhei de Teresa Parodi" (Polydor, cassette 6271, disco lp 22171, Argentina). El 28 de octubre de 1988 Zitarrosa se presentó en el club oeste, ubicado en el barrio de caballito en Buenos Aires -donde ya se había presentado con anterioridad- en la que sería su última actuación en argentina. Entre los espectadores se encontraban Pino Solanas y Teresa Parodi. En cierto momento, al solicitársele desde el público que cantase "María Pilar", Alfredo le pidió a Teresa que subiese al escenario. En 1994, en el diario Página 12, refiriéndose a ese momento, Teresa Parodi afirmó: "me quedé dura. después me levanté con dificultad y empecé a caminar, tenía una sensación muy extraña, mientras recorría los pocos metros que había hasta llegar al escenario, sentía una levedad increíble, pero al mismo tiempo, un peso muy grande me tironeaba hacia atrás, estaba muy emocionada, para mí era como si un enamorado pueblerino, en los años adolescentes, me hubiera elegido para bailar con él el vals de los quince, los metros me parecieron kilómetros, Don Alfredo venía siguiéndome con la mirada, la gente gritaba nuestros nombres, esa noche lo vi sonreir".
Teresa Parodi (Corrientes, Argentina, 1947) es compositora e intérprete de temas de proyección folclórica. En sus actuaciones se acompaña en guitarra y se destaca en el ritmo de chamamé, característico de su provincia, habiendo comenzado a cantar profesionalmente unos años antes, grabó su primer álbum en 1980. Su salto a la popularidad se produjo en 1984, con su primera participación en el festival de cosquín (Córdoba, Argentina) en el que logró el premio "consagración" y con el lanzamiento de su lp "El purajhei de Teresa Parodi", en el que sus canciones están imbuidas de un profundo sentido de sensibilidad y compromiso social. Desde entonces, su carrera artística ha tenido una progresión casi ininterrumpida. Admiradora desde siempre de Alfredo Zitarrosa, le dedicó en 1997 su disco "Señales de vida", en el que canta un tema compuesto por ella en su homenaje: "Querido Alfredo". Al interpretarlo ha dicho: "todavía lo extraño". Estuvo presente en 1997 en el lanzamiento de la biografía de Zitarrosa de Eduardo Erro en Buenos Aires, y ahí recordó su relación personal con el cantor y su obra. Alfredo le tenía una gran consideración y aprecio y se dice que fue de los primeros que la llamó para felicitarla en ocasión de aparecer su primer disco. En una de las numerosas ocasiones en las que Zitarrosa cantó en vivo este tema, lo presentó con estas palabras: "ahora vamos a cantar una canción de una entrañable artista argentina, más propiamente correntina, que es como decir orientala, poeta, música y gran cantora, se llama Teresa Parodi, esta canción alude a un desaparecido, a uno cualquiera de los tantos que lamentamos y que lloramos diariamente, se llama 'María Pilar"".
Teniendo en cuenta que Alfredo y Teresa no habían ensayado previamente, la interpretación a dúo resultó muy aceptable. Teresa, a quien Alfredo le cedió la iniciativa vocal, debió adaptarse a la tonalidad de la en la que Alfredo cantaba ese tema, siendo que ella lo había grabado originalmente en fa#. Se produjo un clima emotivo y de gran comunicación con el público, que coronó la finalización del canto con sostenidos aplausos y vítores.



Versión: María Elena Melo (Uruguay)

Letra:

¿qué fue lo que ha sucedido, María Pilar?
¿qué fue lo que ha sucedido con tu julián?
los compañeros te ayudan a preguntar:
¿adónde se lo llevaron, dónde estará?
¿por qué jamás le pudiste hallar
si le buscaste sin descansar?
Contales de aquella tarde, María Pilar,
cuando al volver con tus hijos del almacén,
pudiste ver que sacaban a tu Julián
del fondo de la casilla empujándolo
hacia un auto oscuro como el terror con que se afligía tu corazón.
Tuviste miedo por tu julián,
¡ay, María Pilar!, sabías que algo le iba a pasar,
¡aay! tan puro tu hombre, maría pilar
¡aay! tan preocupado por los demás,
¡aay! ¿de qué es lo que acusarían a tu julián?
¿acaso de preocuparse por los demás?
te enorgullece pensarlo, María Pilar,
si es por eso que llevaron a tu Julián,
no entendieron nada señor, dirás,
los que le quitaron la libertad.
Si él nunca empuñó otra cosa que su bondad
y es justo lo que pedía, ¡si lo sabrás!
¿o acaso puede decirse que no es verdad
que tantos necesitaban abrigo y pan?
¡cómo no gritarlo, María Pilar,
siendo como era ese, tu Julián!
los hombres justos no sé que harán
¡ay, María Pilar!, pero que ayuden a tu Julián
¡aay! ¿de qué nos sirve la libertad
¡aay! si no hay justicia, maría pilar? ¡aay!